¡Qué majos!

Duquesas de Alba

La Duquesa de Alba (no la actual, si no la que supuestamente retrató Goya en Las Majas), adoptó lo que se conoce hoy como “majismo”. Pero… ¿Qué significó exactamente?

A finales del siglo XVIII, la aristocracia vestía según los patrones de la moda francesa. Mientras tanto, en los barrios humildes, los llamados majos vestían de forma tradicional.

Goya - Pelele

Francisco de Goya: “El Pelele”. 1792
 

Las majas y los majos, también llamados manolas y manolos, a pesar de no contar con riquezas tenían un carácter muy atrayente: eran descarados, dicharacheros y un poco chulos (de ahí los chulapos). Por ello se hicieron muy populares y encontraron su huequecito en la sociedad madrileña de la época.

Goya - Gallinita Ciega

Francisco de Goya: “La Gallina Ciega”. 1788
 

La maja llevaba un jubón ceñido, faldas de colores con delantal, una cofia para recoger el pelo y, conforme pasó el tiempo, llevaba basquiña (falda negra) y mantilla.

Sello Maja

Mujer vestida de maja (imagen obtenida del blog Mi Colección de Sellos
 

El majo lucía jaqueta (una especie de chaqueta ceñida), camisa, calzones (pantalones hasta la rodilla), y faja de colores.

Traje de majo

Traje de majo en El Museo del Traje
 

Cuando Madrid se vio bajo el poder de las tropas de Napoleón, surgió un movimiento que me ha parecido fascinante. La aristocracia comenzó a vestir como los majos para reivindicar lo castizo, lo nuestro… frente a lo francés. No tenía sentido vestir como nuestros invasores, por lo que todas se convirtieron en majas.

Duquesa de Alba

Francisco de Goya: “Cayetana de Silva-Álvarez  de Toledo (Duquesa de Alba)” 1797
 

2 Comments

    • by Laura on 18 febrero, 2014  9:53 pm Responder

      ¡¡Muchas gracias!!

Leave a reply

Your email address will not be published.